ACERCA DEL DISEÑADOR

Protagonizando el Istmo de Panamá uniendo a Centro y Sur América, entre Costa Rica y Colombia,  nació Eduardo Alfonso Correa, en un país tropical con playas y bosques, en una ciudad moderna y multicultural, en donde puedes encontrar personas de todas las nacionalidades, razas, religiones y culturas.

Vivió con sus padres  hasta los 27 años, en una casa camino al aeropuerto, muy lejos de la ciudad en ese entonces, cuando decidió independizarse de ellos y comenzar a vivir su propia vida en la ciudad y tomar sus propias decisiones.

En 1996 falleció su madre de un shock séptico, consecuencia de haber sufrido de insuficiencia renal, por lo que no murió a causa de los riñones en sí.  El trasplante de riñón fue un éxito, pero los demás órganos colapsaron debido a un fuerte resfriado que no pudo soportar. Fue muy duro y triste, no hay consuelo alguno, regresar esa noche a casa y ver todo lo que dejó a medio hacer, la protagonista ya no estaba, hay un vacío enorme, ya no oiría más su voz en casa.

Se graduó de Bachiller en Comercio con especialización en Contabilidad y estudió 3 años  de Contabilidad en la Universidad de Panamá, carrera que decidió no continuar ya que no era atractivo trabajar 8 horas sentado frente a un escritorio.  En el lugar donde trabajaba, tienda de muebles y decoración,  pidió traslado al Depto. de Ventas para estar más activo y relacionarse mejor.

Duró 11 años trabajando en el mismo lugar, escalando de posiciones, desde asistente de contabilidad, vendedor y en los últimos 6 años como Gerente de Tiendas. Fue su escuela profesional y de vida, aprendió mucho más que en la Universidad, por supuesto, era LA VIDA REAL.

De repente se sintió estancado ya que no podía seguir avanzando dentro de la empresa,  después de él seguía el dueño y su hijo. No hay manera de reemplazarlos.

Después de 11 años de haber ofrecido sus servicios decidió renunciar, amigos y familiares lo llamaron loco. “COMO SE TE OCURRE DESPERDICIAR 11 AÑOS DE TU VIDA? Y TUS BENEFICIOS?”  Era una decisión dificil pero acertada, no les dijo nada,  sabía que había tomado la mejor decisión: quedarse en el mismo lugar por más tiempo era truncar su futuro profesional y personal para siempre.

Había un mundo de posibilidades allá afuera y tenía la intuición que podía lograr muchas cosas grandes. Sin embargo, inmediatamente le ofrecieron un trabajo similar como gerente de tienda, muy atractiva oferta, buen salario, comisión total de ventas, tomó la oportunidad y duró 1 año. Por cosas de la vida repitió el mismo proceso 3 veces más! Cada uno más atractivo que el anterior. “A probar que tal es esta vez…” La curiosidad mató al gato y de esta manera pasó 6 años más de tienda en tienda.

La última experiencia fue en una tienda muy prestigiosa de ropa de marcas famosas, en el año 2000. Muy bonito lugar, como una gigantezca pecera de vidrio, encerrado de vuelta a la esclavitud disfrazada de prestigio y costosos atuendos que no cualquiera podía costear. Afuera las calles de Marbella, Ciudad de Panamá. Tenía la responsabilidad de abrir a las 9:00 a.m. y cerrar a las 6:00 p.m. y durante las fiestas de fin de año hasta que el último cliente saliera de noche, revisar cajas y cerrar la tienda.

En las horas pico cerca del final del día, recordaba cómo miraba a través del vidrio de la gigantesca fachada los carros y la gente pasar, y pensaba: allá afuera hay mucho más que hacer que esto! No puede ser que una persona digna se limite a vivir el resto de su vida de esta manera. Por lo menos NO ÉL !!! Era Gerente de Tienda, vestido de saco y corbata, un lugar muy bonito y prestigioso, pero era esclavo y no tenia libertad de tiempo.

En octubre de ese año habló con el dueño de la tienda y le confesó su frustración y que tenía sueños de iniciar su propio negocio y ser independiente.  Le pidió trabajar hasta diciembre por ser el mes de mayor ventas, lo cual aceptó por consideración. En noviembre se le acercó, con su mano en su hombro le dijo: “Eduardo, tus ganas de empezar tu sueño son obvias, siéntete con la libertad desde ya de IR POR EL !!! Yo me las arreglo con mi esposa por el resto del año. Él entendió perfectamente, porque así mismo él empezó su imperio, con un sueño. Con mucho agradecimiento renunció en noviembre y en diciembre se encontró en su apartamento con su realidad, diciéndose a mi mismo: “Ok Eduardo, es lo que querías, cierto? Ya lo conseguiste, ahora estás por tus propios medios, sin salario, sin horarios, sin jefe, a ver de qué estás hecho”.

El mayor reto de su vida empezó, a  realizar sueño dentro de su realidad, en un apartamento en el corazón de la ciudad como él quería, sin un empleo esclavizante de 8 horas, sin jefe. Pero estas son las circunstancias que  dan el coraje y la energía de hacer nuestros  sueños realidad, era tiempo de tomar ACCION !

Hizo sus  tarjetas de presentación ofreciendo servicios de diseño y decoración, por haber obtenido la experiencia en las tiendas donde trabajó. Poco a poco comenzó a ganar clientes. Inició estudios de Diseño de Interiores en la Facultad de Arquitectura para tener una base más sólida.

A comienzos del año 2001 bautizó su sueño: LIVING STUDIO “Empresa panameña que ofrece los servicios de diseño de interiores y remodelación de casas, apartamentos y oficinas”.   MISION CUMPLIDA !!!    20 años después sigue mejorando los hogares y oficinas de las personas que han confiado en él conviertiéndolos en lugares más atractivos y comfortables.  

Living Studio logo

 

“Espero que disfruten de mis páginas así como yo disfruté creándolas con pasión pensando en ustedes, esperando que sean de mucha utilidad. “

BIENVENIDOS A MI MUNDO !!!

EDUARDO ALFONSO

A %d blogueros les gusta esto: